M. E. (2)

Arreos y Equipamientos

Sobre los bocados empleados en Menorca

 

BOCADO COLOCADO

La especial anatomía de la boca del caballo, con un espacio que carece de dentadura, permite colocar un bocado, el sistema de control que, bien utilizado, no debe dañar al animal, al tiempo que permitirá un perfecto control por parte del cavaller. En consecuencia, un bocado del tipo escogido según sea el caso y bien ajustado, no puede golpear la dentadura, ni el caballo puede agarrarla tan fuerte como para eludir la mano del cavaller.

Pero, ¿es conocida realmente la constitución de la boca del caballo por parte de un cavaller? Sería sumamente interesante describirla (aunque sea de forma sencilla) para que se pueda comprender el porqué de la utilización de los bocados: lo primero de lo que nos daremos cuenta al analizar la boca del caballo, es que se trata de un animal vegetariano. Efectivamente, la hilera de incisivos de los que dispone delante están especialmente preparados para arrancar hierba. Tras estos incisivos, encontramos los colmillos, que suelen estar presentes únicamente en los machos y que no saldrán hasta que el animal tenga una edad de entre 4 y 5 años. Estos colmillos tienen mucho espacio entre sí, no se tocan y por ello apenas cambiarán de aspecto a lo largo de toda su vida. El espacio que existe entre los dientes, donde reposa el canó del bocado, se conoce como las barres. Y más hacia el fondo de la boca, se encuentran seis muelas a cada lado, arriba y abajo los molares. El caballo se sirve de éstas para triturar el alimento, un trabajo que provoca su desgaste si bien la parte que sobresale de la encía se mantendrá prácticamente igual, puesto que la muela sigue creciendo.

Es por ello que resulta de vital importancia saber seleccionar el bocado correcto puesto que, de su especial incidencia, dependerá tanto la comodidad del caballo como la propia seguridad del cavaller.

El bocado deberá ser del tamaño adecuado para la boca del caballo, algo que en principio resulta obvio, pero no todos tienen en cuenta que cada caballo tiene sus propias características y que por tanto, el bocado que le vendrá bien a uno podrá resultar nefasto para otro, siendo un elemento muy personal para cada ejemplar. Por ello encontrar el bocado perfecto para cada caso puede resultar sumamente difícil.

Como consecuencia a todo lo expuesto está claro que, a la hora de enseñar a un potro, se tendrá que encontrar el bocado que se le ajuste de la mejor forma a su boca, ya que existen de diferente dureza siendo el más suave el que se conoce como mos de filet (o de carro). Le sigue el de avellanes, el López, el de 4 regnes y por último el conocido en Menorca como Marcona.

BOCADO “D’AVELLANES”

El más antiguo de los utilizados es el denominado mos d’avellanes, un bocado de 2 riendas, flexible, resultado de la combinación de un filet articulado y un bocado con barbada, al que se le han añadido unos elementos giratorios redondos, en forma de avellana (de ahí su denominación) que favorecen mucho la salivación del caballo. De hecho, con otro tipo de bocados los payeses solían ponerle un trozo de cadena para que les ayudara a estimular la salivación mediante la lengua. Y es que siempre se ha dicho que en la Qualcada, un caballo que genera espuma abundante por la boca y que la mantiene en constante movimiento, indica satisfacción y bienestar. Estos rodillos o elementos giratorios que se colocan en medio del canó suavizan el bocado en sí y favorecen como se ha citado la salivación. Y, tras haber sido prácticamente abandonado su uso durante un tiempo, parece ser que vuelve a utilizarse nuevamente por parte de un número determinado de cavallers, aunque haya quien augure su fracaso al menos de cara al dominio del caballo en Qualcades y Jaleos ya que para éstos, el uso de un bocado fuerte permite un mejor control.

BOCADO DE “FILET”

Otro tipo de bocado utilizado durante un tiempo en Menorca lo es el denominado mos de 4 regnes, precisamente por éso, porque poseen 4 riendas para su manejo. Se trata de un bocado rígido que, a pesar de utilizar cuatro riendas, se maneja también únicamente con la mano izquierda, colocando las riendas entre los dedos de forma que permitiera hacer uso de las superiores o de las inferiores según fuera el caso o la necesidad del cavaller.

BOCADO TIPO “LÓPEZ”
BOCADO DE “4 REGNES” (4 RIENDAS)
BOCADO DE 4 “REGNES” DE PALANCA LARGA

Su caída en el uso fue debida a que comenzó a utilizarse otro bocado de dos riendas con palancas largas rectas que ofrecía un buen resultado sobre el control del caballo y resultaba aún más fácil de utilizar, el cual daría paso al más común en la actualidad de todos ellos, que es el que se conoce como “Marcona”, precisamente en honor a su autor. Este bocado está considerado como “duro” y sus palancas rectas han sido curvadas en forma de “S”, se dice que siguiendo las formas del mos d’avellanes, con lo cual se evitaba que el caballo pudiera morderlas. Es un bocado al que los animales han demostrado un gran respeto, hasta el punto de estar considerado como el más adecuado para la Doma Menorquina.

BOCADO TIPO”MARCONA”

Para introducir el bocado facilmente dentro de la boca del caballo o potro, hay quien recomienda introducir el pulgar en la comisura de sus labios, con lo cual se le obliga a abrir la boca.

CABALLO CON BOCADO TIPO “LÓPEZ”
EL MISMO CABALLO CON BOCADO TIPO “MARCONA”
CON BOCADO DE PALANCA LARGA Y 4 RIENDAS
CON BOCADO DE “FILET”
UTILIZANDO OTRO MODELO DE BOCADO DE “FILET”

De todas formas, equivocarse a la hora de la elección del bocado puede suponer, en ocasiones, la aparición de algunos problemas en la boca del animal que lo porta o incluso que llegue a provocar su rechazo por parte de éste. De aparecer cortes o llagas en las comisuras de los labios se deberá de comprobar que el tamaño del hierro no sea ni muy grande ni muy pequeño, sino el adecuado para su boca.

PERFECTAMENTE APAREJADO Y A PUNTO PARA SER MONTADO
PREPARADO PARA MONTAR CON 4 RIENDAS

Otros elementos serán los arreos de la brilla y sella menorquinas, entre los que podemos destacar un elemento que se utiliza para los caballos que acostumbran a dar muchas cabezadas y que en el “bot” pueden irse para atrás: el denominado Davall barres.

CON EL “DAVALL BARRES” COLOCADO QUE LE IMPIDE ECHAR PARA ATRÁS CON DEMASÍA LA CABEZA.

En una tercera parte se tratará sobre el cuidado, mantenimiento y limpieza de los caballos, una obligación muy necesaria para mantenerlos en perfecto estado y buena salud.

Todo el material e información de este apartado fue facilitada en su día por Tóbal Camps, propietario del Club Hípic Sa Creueta, de Es Migjorn Gran, a quien se agradece vivamente su valiosa aportación.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s