T (4)

El Trote

Trote enganchado

Equipo y mantenimiento

Guillem Fontcuberta (In memoriam)

 

PREPARATIVOS Y PUESTA A PUNTO PARA LA CARRERA

(De una entrevista llevada a cabo en mayo de 2007. Las imágenes que ilustran la misma se obtuvieron de los diferentes elementos de arreos de trote que facilitó él mismo)

“Nacido en Es Castell, lleva ya muchos años ejerciendo de cuidador y entrenador de caballos de carreras. Sus primeros pasos en la materia los dio cuando tan sólo tenía cinco años de edad en el antiguo Stadium Mahonés, donde se ubicaba la pista de la Sociedad Hípica Amigos del Noble Bruto, a donde acudía acompañado de su abuelo. El primer caballo que montó se llamaba Querolín y pertenecía a en Vicent Sucre al cual cuidaba él mismo. Más adelante enseñó a dos potros y dejó por un tiempo el mundo de los caballos. En 1981 adquirió a Antoni Roca el caballo Fujac de baldac que condujo y más adelante haría criar. Su vida comenzó entonces a transcurrir paralelamente al hipódromo, a donde acudía todas las tardes y trabajando en su oficio por las mañanas. Como el trabajo escaseaba en el mundo de la bisutería al cual pertenecía, un día Antoni Roca le dijo que debía de dedicarse por entero al mundo del caballo y, desde entonces, su vinculación al hipódromo y a Antoni Roca es del ciento por ciento.

XX
xx

En la actualidad cuida únicamente los caballos de Roca. Normalmente son siete u ocho ejemplares, que se van alternando en las cuadras del hipódromo ya que no caben todos, por lo que permanecen sueltos en una tanca. Su mejor recuerdo de su etapa activa en las carreras fue la victoria conseguida conduciendo a Querolín en el último momento y sobre cuyo resultado se habían efectuado diversas apuestas.

xx
xx

Actualmente se dedica a entrenar caballos ya que los enseña personalmente Antoni Roca. Los últimos compases sí que suele dirigirlos Guillem, como las riendas largas y otros aspectos. El sistema utilizado para enseñar consiste en traer al equipo, al potro, al hipódromo y se le acostumbra a permanecer atado acostumbrándoles a soportar el cabestrell. Tienen entonces sobre los dieciocho meses. Dentro del establo, se les coloca un bocado de goma para que se acostumbren a fer boca y más adelante les será fijado el bastet. Se les hace batre a la cuerda, andando y trotando. Con las riendas largas aprenden los diferentes movimientos y a saber comprender las órdenes emanadas de su entrenador. Éste le maneja desde delante, al lado o detrás para que se acostumbren a su presencia y, al tiempo, a obedecer todo lo que les mande hacer. Hay quien le coloca entre la cabeza y el bastet un engallador para que se acostumbren a llevar bien la cabeza. Para Guillem enseñar bien a un caballo requiere bastante tiempo, pero para que ofrezca ya un buen rendimiento, bastará con unos cuatro meses.

XX
XX
XX

Recuerda el paso de personajes que dejaron huella ya que se preocuparon mucho de enseñar a los más jóvenes todos los secretos de este mundo tan peculiar. Fueron en Miquel Butxaca y en Guillem Pata de palo, quienes se fijaban y corregían los defectos observados, ayudando siempre a encontrar las soluciones cuando aparecía un caballo problemático fuera en el aspecto que fuera

XX
XX

“Recuerdo que Guillem siempre te explicaba detalles y todo tipo de cosas sobre los caballos. Era una persona muy atenta”.

XX
XX
XX

En la actualidad Fontcuberta se dedica a entrenar cuidar y preparar a los caballos y potros para que puedan salir perfectamente en todos los aspectos a la pista. Terminada la jornada de carreras, al día siguiente volverá para sacar nuevamente a los equinos para que hagan ejercicio físico, se desentumezcan y a prepararlos para la siguiente cita.

XX
XX
PROTECCIONES DE LOS CASCOS

“Una vuelta caminando, diez minutos de trote corto, diez de trote largo, otros diez nuevamente de trote corto y otra vuelta caminando. Después una ducha, secado y al establo. Cada uno tiene su sistema. Alternamos días más fuertes con otros más suaves, disponiendo igualmente de horas de corral, para que se encuentren a gusto”.

XX
PROTECTOR DE EXTREMIDADES
PROTECTOR DE RUEDA DE CABRIOLÉ

Fontcuberta considera también que el caballo de trote es bastante noble y qualcadors, que no suelen presentar problemas y que pueden estar perfectamente junto a otros ejemplares sin que presenten problemas de convivencia o proximidad, como sucede en el caso de la raza Menorquina.

XX
PROTECTOR DE LAS OREJAS
XX

“Sobre todo los franceses, son ejemplares bastante nobles y qualcadors, tanto montado como con cabril. Están perfectamente enseñados para las dos modalidades”.

XX
XX

 


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s