La Equitación

El mundo de la Equitación

Las Escuelas de aprendizaje

TOBAL CAMPS, RESPONSABLE DEL CLUB HÍPIC SA CREUETA DES MIGJORN GRAN, DANDO LAS PRIMERAS INSTRUCCIONES A UNO DE SUS ALUMNOS A LA HORA DE PRACTICAR EL BOT

En el transcurso de las diferentes Qualcades no resulta nada extraño hoy día observar numerosos cavallers extremadamente jóvenes que participan en la fiesta con total desinhibición, dignos ellos de toda admiración. ¿La causa? que hasta no hace un par de décadas, en su práctica totalidad, solían ser hijos de payeses que se habían acostumbrado desde muy pequeños a convivir entre caballos y toda clase de equinos. Y como hicieran sus propios padres, muchos de ellos tras aprender los primeros pasos de la mano del primogenitor, terminaban haciéndose autodidactas y se perfeccionaban tomando su propio estilo ellos mismos, como hubieran hecho tiempo atrás sus padres. Tampoco resultaba extraño que recibieran algunas clases de perfeccionamiento de otros cavallers más experimentados, que tanto enseñaban a los futuros jinetes como a los propios caballos.

De hecho no resultaba extraño descubrir en muchas de las biografías que aparecen a lo largo de las páginas de “Menorca. Caballos y tradición popular“, de caixers y cavallers que han sentado escuela o han dejado su nombre grabado en letras de molde en la Qualcada Menorquina y que aprendieron poniendo un saco sobre la grupa de su caballo, asno, matxo, o lo que fuera -si no lo hacían a pelo- y con un par de cuerdas como riendas acostumbraban al animal a llevarles encima y ellos mismos a mantener el propio equilibrio. Sin embargo, tampoco serían pocas las ocasiones en que saldrían volando por encima de sus orejas yendo a parar sobre alguna de las matas que tanto abundan en las tanques menorquinas. Pero también no es menos cierto que, algunos de ellos, han aprendido y han logrado alcanzar cotas de popularidad que muchos de los que proceden de escuelas de equitación querrían para sí.

PRÁCTICAS PARA TODAS LAS EDADES EN EL CLUB HÍPIC SA CREUETA

Hoy este aspecto ha cambiado y mucho, siendo mayoría quienes proceden de las diferentes escuelas que existen repartidas por toda la Isla, lo que ha traído como consecuencia que los pequeños de las diferentes poblaciones por un lado, así como los mismos hijos de la payesía, por otro, se entrenen o aprendan en unas instalaciones que reúnen los medios necesarios tanto para la enseñanza como para garantizar la seguridad, de los que antes carecían. También existen numerosos jinetes que aprenden o se perfeccionan a través de amigos o de forma autodidacta.

ALUMNAS DE DOMA CLÁSICA DEL CLUB HÍPICO HARAS DEL MAR

Pero no están ellos solos. La afición aumenta de cada día y jinetes de todas las edades y ambos sexos pueden verse en la actualidad aprendiendo y/o perfeccionando sus estilos en las mismas.

En este capítulo se incluyen, también, los fondos de imágenes obtenidas para ilustrar en su día estas secciones de la obra Menorca. Caballos y tradición popular, fueran publicadas o no.

Enlaces: 

ESCUELA DE EQUITACIÓN TARIS (ALAIOR)
SALTO EN LA ESCUELA DE EQUITACIÓN TARIS
ESCUELA DE EQUITACIÓN TARIS (ALAIOR)