El Trote

El Trote

La otra vertiente

DIADA DE MENORCA EN EL HIPÓDROMO MUNICIPAL DE MAHÓN. 2007

El origen de las carreras de caballos en Mahón hay que datarlo a los años previos a la Guerra Civil, en que en una pista improvisada alrededor del campo de fútbol del Club Deportivo Menorca, se comenzaron a disputar carreras de caballos reglamentadas tanto de Galope como de Trote. Con el estallido de la conflagración civil estas pruebas quedaron relegadas hasta el término de la misma. Anteriormente, según los más antiguos, se solían organizar competiciones entre los payeses de los diferentes predios menorquines, fuera con caballos, yeguas o mulas tras la típica etapa de qué caballo era bueno y cuál no, o quien era capaz de efectuar el recorrido en menor tiempo. En Ciutadella efectuaban pruebas en lo que hoy es el Paseo de Sant Nicolau; en Sant Climent a la salida de la población, sentido Cala en Porter. Muchos tenían el caballo para el trabajo cotidiano y, llegado el domingo, lo hacían correr.

DIRIGIÉNDOSE A LA PISTA PERFECTAMENTE ATAVIADOS PARA LA COMPETICIÓN

Durante las fiestas patronales de cada población se organizaban las Corregudes y, de hecho, siempre eran los payeses los protagonistas. Normalmente, si tenían que correr, sus propietarios les hacían descansar los sábados a fin de que los domingos estuvieran más frescos a la hora de entrar en las pistas. Al final se añadirían otras profesiones como transportistas, panaderos, etc. que disponían de un caballo para su trabajo habitual y que el domingo lo utilizaban para competir con otros.

Las necesidades generadas por el propio progreso aconsejaron en su día la construcción de un hipódromo con medidas reglamentarias, algo que se llevó a la realidad en un solar de propiedad municipal sito en la carretera de Mahón a Sant Lluís. La pista, sin embargo, quedaría pequeña para los estándares de los tiempos actuales, por lo que se encuentra en avanzado estado de estudio la ampliación de la misma en las medidas requeridas, amén de otras reformas que vendrán de la mano del mismo proyecto.

PRECIOSA IMAGEN DE OTRA PARTICIPANTE

Precisamente por lo reducido de la pista, el que los jinetes o jockey’s acumularan años y otras circunstancias, determinaron en su día que la directiva acordara la suspensión definitivas de las pruebas en la modalidad galope y, actualmente, tan sólo se llevan a cabo pruebas de Trote enganchado, con un notable incremento día a día en la afición, ocupando un vector importante en la tarta del deporte de ocio entre la sociedad menorquina y sus visitantes.

Una vez por semana y durante todo el año se disputan pruebas hípicas, lo que ha originado el fomento de criadores y de conductores que de año en año van afinando sus pautas. Muchos años atrás se hacía correr a cualquier tipo de caballo. Sin embargo, la aplicación de las normativas existentes al respecto, el afán de superación de aficionado y las modernas técnicas han permitido que hoy corran caballos nacionales, franceses, americanos, daneses, etc. seleccionando de cada vez más los productos obtenidos en Menorca a través de la inseminación artificial.

UN DÍA EN LAS CARRERAS. EXPECTACIÓN

Los pioneros en Maó fueron Toni Ferrer (en Senyalet), Toni Doga y un tal Alegre. Serían los mismos que reanudaron la actividad tras acabar la contienda. Los caballos corrían dos carreras cada uno, debido a que había pocos ejemplares, celebrándose 4 de Trote y 2 de Galope. Máximo Polo, contratista de obras y Pedro Roca, empresario de hostelería impulsaron una buena etapa mientras se mantuvo en las instalaciones del C. D. Menorca.

TARDE DE ENTRENAMIENTO. H. M. MAHÓN 2007

Ciutadella también había despertado a este tipo de competición, construyéndose también su propio coso de carreras, impulsado por el barón Sr. Olivar, celebrándose competiciones alternando los cosos cada quince días entre Mahón y Ciutadella. Los caballos eran trasladados con el concurso de un trailer capaz para transportar un gran número de ejemplares (14 ó 15), convirtiéndose la operación en auténtica aventura.

Martín Mata, que se dedicaba a ejercer de promotor de urbanizaciones y Joan Vidal fueron los artífices del cambio del coso de carreras desde el campo de fútbol al actual Hipódromo Municipal.

EN PLENA CARRERA. AÑO 2007

Las carreras se disputan durante todo el año, de forma que durante los meses de invierno se corre los domingos por la mañana y, a partir del 1 de mayo, en que se celebra la Diada del Hipódromo y se celebran pruebas a lo largo de todo el día, debido a la llegada del calor, se trasladan a los sábados a partir de las seis de la tarde. La alternancia entre los Hipódromos de Ciutadella y Mahón ya no se lleva a cabo y ambos funcionan a su aire, aunque existen fechas puntuales en que los caballos de uno acuden al otro coso para dar mayor realce a la competición a celebrar. En los meses del invierno también suelen bajar hasta Mahón a participar diversos propietarios de Ciutadella puesto que su coso suele cerrar.

Por último, decir que el Hipódromo de Mahón cuenta con un listado de unos 300 socios de los cuales más de un centenar son propietarios de caballos, siendo de Mahón, Es Mercadal, Es Castell, Sant Lluís y otras poblaciones. Los hay que disponen de varios ejemplares los cuales van alternando o los inscriben para participar unos en Mahón y otros en Ciutadella.

UNA BELLA IMAGEN DEL MUNDO DEL TROTE ENGANCHADO. EL CABALLO “VUELA”

Cuando se estaba llevando a cabo el estudio de “Menorca. Caballos y tradición popular” en Mahón todos los jockey’s eran amateurs, salvo Antoni Roca, que disponía ya del carnet de profesional.

Enlaces: